martes, 28 de julio de 2009

New York desde las Alturas

Como ayer me compré un ticket para subir dos días al Top of the Rock (Rockefeller Center), hoy tengo la mañana ya medio ocupada. Ayer fue una visita nocturna al rascacielos, hoy toca hacer la visita pero por el día.

Antes de salir del hotel me paso por el Concierge Desk (el sitio en el que está la tipa que te recomienda sitios a los que ir y que te gestiona alguna que otra cosilla) y le digo si me puede reservar un viaje en helicóptero para hoy a las tres... una llamadita después ya tengo la reserva... tengo que estar en la 30th St con la 12th Av a las 14:30h. Voy al Rockefeller y estoy sacando foticos y disfrutando de un día NO lluvioso en el mirador hasta las 12:30h, a esa hora decido volver a pasar por el hotel para coger unas cosillas que se me habían olvidado y cargar un poquillo la batería de la cámara... el día promete ser largo, sobre todo para la cámara.


El camino al helipuerto decido hacerlo andando (30 minutos, ahora sí, no me podía parar mucho porque sino el tiempo se me iba a echar encima e igual no llegaba a tiempo al helicóptero... y no es plan que ya tuve que depositar una fianza de $50 ;)). De camino me cruzo con el Madison Square Garden y con lo que, yo creo, es la oficina central del Postal Service de New York... porque tenéis que ver el pedazo edificio que se gastan... aquello era más grande que todo mi pueblo junto :P



Bueno, después de pasar por una zona industrial que parecía que no se iba a acabar más, llego al helipuerto. Entro y me pongo a esperar mi turno, cuando me toca empezamos a ver un vídeo de cómo ponerse los cinturones y cómo hinchar el salvavidas y cuando acabamos... TOMAAAA, ¡la que está cayendo ahí fuera! Claro, no pudimos salir con tanta lluvia (el conductor no podía despegar y nosotros no veríamos nada con tanta lluvia), así que nos dan dos opciones, o bien nos devuelven el dinero y nos vamos por donde vinimos o bien esperamos a que deje de llover... indudablemente me quedé a esperar (en primer lugar porque no me quería perder la experiencia y en segundo lugar porque ¿a dónde iba yo con la que estaba cayendo si el primer alero de un tejado debía de estar por lo menos a 4 kilómetros? (recordad que había pasado por una zona industrial)

Después de 20 minutos el cielo se abrió como si allí nunca hubiese llovido y ya pudimos montar en el helicóptero dos italianos y yo (a mí me tocó ir en el asiento de delante ;)). Quince minutos de vuelo (más o menos, yo no los conté) en los que vimos la parte este de New Jersey (vaya casitas al lado del río), la zona de Chelsea, el Financial District con el boquete de la Zona Cero (Ground Zero como ellos le llaman), la Governors Island, la Estatua de la Libertad (la rodeamos completamente), los barcos cargueros desde arriba (me impresionó mucho la cantidad de colores que había a bordo y lo grandes que eran, grandes incluso para ser vistos desde tan arriba), el puente de Brooklyn y el de Manhattan, el Empire State, se supone que vimos Times Square pero yo no llegué a verlo, el Madison Square Garden, algún otro rascacielos, Central Park, el Estadio de los Yankees, un porrón más de puentes y otras cosas de las que ya ni me acuerdo... en resumen, el viaje estuvo bastante bien, pero la verdad es que me esperaba otra cosa, no sé, con lo que sí me quedo es con la experiencia de haber montado por primera vez en helicóptero y la grandiosidad de la City... que ni siquiera desde el aire se ve dónde se acaba... IMPRESIVE!

video

Salgo del helicóptero y voy a la tienda de regalos donde estaba esperándome una foto que me habían hecho delante del helicóptero, le pregunto a la chica (que hablaba español como todo Cristo en la empresa) cuánto cuesta, me dice que $20 (¿qué?), le digo que lo voy a dejar para la próxima vez que vaya por allí y me dedico a bajar por la "ribera del río" viendo todo el trajín de barcos y personas que iba por allí.

A la altura del barrio de Chelsea me meto hacia la ciudad de nuevo con la idea de coger el metro que hay en la 8th Av... el barrio no es que sea demasiado extravagante pero lo que sí hay son muchísimos negocios dedicados a los coches: sitios para cambiarles las ruedas, parkings de esos que están debajo de los puentes, negocios de lavado de coches, gasolineras, tiendas de repuestos, zonas de carga de mercancías... no sé, a lo mejor es que le cuadró que por donde yo iba había un montón de negocios de esos, a lo mejor no es así en todo el barrio pero, ahí queda lo que yo vi. En general podría decir que fue una visión de la parte menos fashion de Manhattan pero que, como todo en la Gran Manzana, tenía su encanto especial.



Por fin llego al metro, me monto en la línea roja (ya no me acuerdo del número) y me bajo en el Financial District, salgo del metro y cojo dirección Uptown... ¿qué es lo primero que me encuentro? La Zona Cero, VAYA BOQUETE SEÑORES! Para mear y no echar gota... justo antes de llegar a la zona de las obras (que supongo que serán eternas porque no habían con la obra ni siquiera al nivel del suelo) me encuentro con una placa conmemorativa a los bomberos muertos en servicio el 11 de septiembre (del año 2001, hace ya 8 años de eso, flípalo!), a la vuelta de la esquina estaba la explicación de por qué aquella placa sólo homenajeaba a los bomberos, y es que en esa esquina había un puesto de los bomberos...


Doy un par de vueltas a ver si desde algún sitio se puede ver sin obstáculos cómo van las obras y lo encuentro en uno de los puentes que cruzan la avenida que está al lado del World Trade Center (no tengo ni idea de cómo se llama esta avenida, sólo sé que está al este del WTC y que es una avenida bastante ancha).


Y ahora, ¿qué más puedo ver aquí? Aparte de los infinitos rascacielos que hay por todas partes, decido que un buen sitio para acabar la visita por el día de hoy sería ir a Wall Street a ver la Bolsa y los edificios que por allí aparezcan. Voy a Wall Street y me encuentro con un montón de edificios chulos (una iglesia que había en la entrada y diversos edificios financieros). Aunque lo que estaba buscando yo es básicamente el edificio de La Bolsa... aparece a la vuelta de una esquina y... PEDAZO BANDERA DE LOS ESTADOS UNIDOS QUE TIENE COLGADA EN TODA LA ENTRADA, y cuando digo entrada no me refiero a la puerta... aquí lo podéis comprobar:


Bueno, doy por finalizada mi visita por hoy... ¿o no? Venga, mis piernas aún pueden aguantar un poco más... vamos a disfrutar de la brisa fresca del río que está aquí al lado. Me acerco al embarcadero y me quedo disfrutando tres cuartos de hora de la visión de los puentes de Brooklyn y de Manhattan, de la vista de la Governors Island (la isla de la Estatua de la Libertad no se ve desde aquí), del olor a agua de río y del silencio del lugar, únicamente roto por las voces de un señor con altavoz que anunciaba de dónde salían los ferrys hacia Brooklyn y por el sordo ruido del motor de los barcos mientras están amarrados...

Ahora sí que toca volver al hotel... subo a Wall Street a sacar las últimas fotos y cojo la línea roja que me dejará, previo cambio de la línea roja 2 a la línea roja 1 (no preguntéis... es NYC y su metro), cerca de la Estación de metro del Madison Square Garden. Desde allí al hotel “non hai máis que a carreiriña dun can” (como dirían na Miña Terra).

De camino me encuentro con varias tabernas irlandesas y a la tercera que me cruzo ya no me puedo resistir más y decido entrar a charlar un poco con el camarero y a ver un partido de baseball que estaban poniendo en la tele (probablemente una reposición, porque estaban jugando los New York Yankees y nadie hacía ni caso, bueno, nadie salvo yo, que lo estaba viendo como si fuese la primera vez que veía un partido de baseball profesional, efectivamente la era). Pago al camarero la pinta de Guiness que me había tomado (qué buena es la cerveza irlandesa... no me extraña que los irlandeses tengan todos fama de borrachos, con esa cerveza lo raro es que puedas parar de tomarla) y me voy a comprar algo de chocolate para picar por si me apetece por la noche (se me habían acabado las reservas :P). Antes de salir del pub el camarero me pregunta si voy a ir al concierto del Madison Square Garden... ¿qué concierto? Resulta que hoy y mañana tocan los Green Day... tendré que decidir si voy o no...


Llego al hotel y me pongo a buscar las entradas del concierto, aún quedan unas cuantas para el concierto de mañana así que decido que mañana voy a ir al Madison Square Garden a las 19:30h (el concierto empieza a las 20:00h) y si las entradas no son muy caras, no están agotadas y yo no estoy agotado (:P) entraré a ver “qué música me ofrecen esos jóvenes trovadores” como dijo en un episodio de los Simpsons el señor Burns cuando se disponía a escuchar a Los Ramones XD

Una vez en el hotel tengo un mail de mi amigo Salvatore (¿os acordáis de él? seguro que sí) que me dice que si queremos quedar tendrá que ser mañana sobre las 20:00h, bueno, pues ya no me tengo que pensar más lo del concierto... primero hay que fomentar las relaciones con los “paisanos” :D del lugar antes que los conciertos... además, estoy en América, seguro que puedo verlos en otra ocasión...

Así que, para mañana a las 20:00h ya tengo un plan buscado... ahora me toca irme para cama y decidir qué nuevas zonas de NYC puedo conocer... Por cierto, hoy no he pasado por Times Square (lo he visto desde el Rockefeller) pero no he estado... mañana habrá que pasar un ratillo por allí a ver qué se cuece :)

Good Night dudes!

4 comentarios:

  1. Me encanta que nos cuentes tantos detalles!
    Es como si lo vivieramos contigo!
    Sigue así!
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Jeje, tu vas haciendo colegas en todas partes!!!
    Disfruta mucho aquello!

    ResponderEliminar
  3. Hola otra vez :)
    Ya sabes que yo soy mucho más de imágenes que de letras para estas cosas de los viajes.. así q menos mal que pones muchas fotos...
    Para haber hecho tantas fotos conmigo me debes alguna nocturna.. que son mis favoritas
    Un clásico anochecer en el puente de brooklyn? (se escribe así?)
    Esto te permitirá recordar siempre todos los detalles

    ResponderEliminar
  4. Hola Pato!
    No había visto tu mensaje hasta hoy... creo que la foto del puente de Brooklyn no la voy a poder hacer de momento porque ya estoy, como sabrás, en Santa Fe... Además, las fotos nocturnas sin trípode son algo así como imposibles de sacar... eso lo aprendí de tí eh?
    Cuando vuelva a NYC (que lo haré) prometo intentar sacar alguna foto nocturna más...
    Un bico

    ResponderEliminar